God Bless AmeriKa

La asamblea estaba fuera de sí, nadie podía creer lo que mister president acababa de decir, de ejecutar. Ejecutador de locuras sinrazón, gritaban algunos. Energúmeno, desaforados se tiraban al suelo. Sonaba el twitter sin parar, la música estridente de fondo tipo serie gringa de Netflix contestataria. Y nada que ver. Ya estaba todo consumado. Sigan con sus máscaras de hackers; buena. Por ahí va la cosa, dijo un cura. Aunque la gente pierda la fe y el Cristo de Saramago siga de pie con los ojos tapados por misericordia, por empatía. Amerika lo hizo again y es que esa nación mesiánica se ha escogido a sus propios productos madeinusa cada uno más freak que otro y hasta Underwood se salva si la cosa es así. No puede ser verdad, gritaban los estudiantes en la plaza. Y solo el eco de sus palabras rebeldes se oía a lo lejos rebotando de edificio en edificio. Todos vacíos esos predios neoliberales. Putrefactos en la era digital. Quién necesita un edificio, quién quiere una plaza si estamos todos enchufados. Época sin salida, época sin salida. (Aparente). Reúnan al escuadrón Verde de una vez por todas, cada uno tome su flor, ármese de semillas y a tirarle, a bañarlo de lluvia y que entienda que la cebolla que acaba de pelar no creció en un pinche lab hightek; suelten a los perros de Snowden; esos que dan miedo de verdad. Lo demás parece un juego de niños, que sus guerras, que sus armas, que sus tiroteos estudiantiles y el mundo que se quema de a poco. Se apaga. Se consume. ¡Compre compre! Dos veces lo mismo, promociones de todo y vendemos seres humanos por aquí por La Polar y los negocios de multimillonarios debajo de las piedras y sobre los aviones esos que queman cuanto se les cruza por los aires. Dios se toma la cabeza, ensombrecido. Make Amérika great again, dice en mal inglés el joven mesié presidon de la Republik.

La violencia aumenta mucho más rápido que la Adimark y sus porcentajes celestiales. Ya buena, la política va súper bien y los partidos son algo importante, de verdad. Pobrecita desesperada por que alguno le crea. Si allá mi papá igual sigue sin laburo. Repitepite la profe en la sala y yo conectado a mi celu no estoy ni ahí si lo único que quiero es salir en mi bici y tirarme esa bajada en el longboard del Juanucho. Mañana es viernes y se me viene el recital de HipHop, parece que los locos son negros, son secos; de la vieja escuela. Y yo ahí me libero, ahí salto y canto y bailo y me muero. Nos morimos de a poco, pa que apurarlo. Lo de a poco es toda la gracia y Trump firma el decreto y se sale de la cancha. Sabía que en el partido no había árbitro y los 500 años de patadas iban a pasar piola. Se rajó el mandamás. Pero no. La humanidad morena también creció y el corazón se le agrandó. Nada de tres pulmones. Tres corazones, como el café brazuka. Tres abrazos, tres amores, tres vidas, tres hijos, tres volcanes, tres tierras. No, una nomas y si te metí con ella, te metí con todos.

(publicado en The Clinic, n700; jueves 8 de junio, 2017)

Anuncios