Womens, Mamma, Tierras

En el día de la mujer, un poco de poesía del Wallmapu

12
No alcanzo a escuchar
Tu llanto
No alcanzo a tocarte
No llego a sentir
Lo que te duele
Lo que te diluye

13
Ayer aborté
Dejé morir con esfuerzo el amor
Me despedí de sueños y conversas
El dolor resultó darme fuerzas
Para no estrangularlo
Aborté como aquellas despedidas
Desde lejos
Como cuando uno vuelve corriendo
Para decir la palabra perdida
Y el otro ya no está
Ayer aborté una vida distinta
Una caricia nocturna
Un pueblo nuevo

17
No veo seres humanos
No veo máquinas ni vehículos
Solo te veo a ti
Verde montaña
Verde lago
Verde piedra
En ti descanso
Wallmapu de silencio
Wallmapu arrullo de agua
Y caricia de viento

18
Santa María de Wallmapu
Tus ojos frente al volcán
Son la bandera de una resistencia
Tan llena de amor como de certeza
El cielo de la hora plateada
Se tiñe de rosa
Frente a una Iglesia ennegrecida.

25
La madre está ahí mirándonos
Escondida detrás de un árbol
De pie sobre las olas
Recogiendo flores coloridas
La madre vigilante nos cuida
Nos alerta
Hermosa Ñuke

28
Hermosa concentración de la realidad
La vida misma que fija la mirada
Allí donde todo nace
Allí donde todo comienza.
Origen frágil e indefenso
Ternura divina al candor de la pobreza
De una historia
De una vida
De un nombre:
Jesús.
Y ese pesebre
Útero terrestre del Dios que habla
Del Dios que grita ama acompaña
Del Dios eterno que entró en el tiempo
Del Dios infinito que se hizo historia.
Tu útero nos dio la vida de nuevo.

57
Cuando no te escribo Wallmapu
Se me seca la garganta
Y los labios se me ponen morados.
Cuando no te canto
Mis raíces se secan
Y me olvido de ti
Wallmapu mew
Lo que Dios ha unido que no lo separe el wingka.

66
Tierra tierra tierra
Tus olas intempestivas
Destronan las ideas erróneas.
Tu posees en ti
Una extraña sapiencia inculcada
En tus capas
En tu corteza
En el oxígeno que navega libre
Por los surcos de mi Mapu.

71
Tu mirada de madre
Marta
Tu pena de viuda
Marta
Tu impotencia tu pena tu dolor
Y tus tres hijos presos
Sin comer hace más de un siglo.

79
Cuerpo frágil
Me doy cuenta en mi agonía
Que no soy de carne
Soy de tierra, no! De agua
Y me estoy deshaciendo entre mis manos
Me diluyo
Me voy yendo de a poco
Dejando la tierra y volviendo a ella.

 

(Todas poesías inéditas y en revisión. Foto: Volcán Osorno desde Rupanco/ PPAM)

Anuncios

Anastasia

Poema de otra encontrado en la otra vereda al lado de la tumba vacía

Llevo años buscándote
años
y el tiempo se me ha transformado en
nada

El tiempo mi aliado
hojas secas que mece el viento
y el anhelo de un libro que fue
censurado

Anastasia mía
caminas siempre delante de mí

¿Por qué te ocultas bajo sombras urbanas
en callejones fríos mujer?

Ni sé que digo
tu nombre me desorienta.

Un DELIRIO
escarbo en basureros de otros
entro en las casas de los otros
converso cosas de otros
buscándote

Te espero en lugares de otros
y a veces
solo
a veces
creo vivir la vida de otro

Es un delirio
caminar descalzo mirando
la cordillera
pensando en ti

Te me apareces en otros rostros
que no alcanzo a diferenciar

De tiempo en tiempo
no eres tú
son otros

Y cruzo sus veredas
camino por sus laderas
nado en sus ríos
piso calles suyas plazas
entro en sus poblaciones
y beso sus labios

Creyendo escucharte
intuirte
padecerte

Y la verdad de los otros
es ahora mía

Una señora se cae de bruces a lo lejos
corro a recogerla
¿señora está bien?

Eso hago
soy el recogedor de otros

En sus escombros
hurgueteo sus campos
sus surcos terrazas cimas

Me mojo bajo sus lluvias
atravieso sus ojos amarillos
queriendo beber de tu costado abierto
chorreando eternamente sangre
sangre y agua
miel
vinagre

Y en tu vereda
me bebo tu vida

Anastasia.

(Anastasia, pag 115-117)