Tus Ojos Cansados

CristoRotoComo otros -pero sin ser lo mismo- llegó a mi puerta.
Un hombre cansado, agobiado y al mismo tiempo fuerte, grande.
Había chocado dos veces ya el mismo día y decidió parar.
Llegó a mi puerta como aquella otra vez en que aquella conversa “lo salvó”.
De los 23 años casado, 20 le fueron infiel.
Fuera de su casa, durmiendo donde pudiera, con dos hijos que no le dirigen el habla.
Desorientado, simplemente deseando ser escuchado.
No entiendo por qué, no entiendo… dicen que lo que me ha pasado sale en la Biblia -me decía;
Como si ello fuera un consuelo.
Tus ojos cansados combinaban perfecto con tu sonrisa de asombro
de angustia y de esperanza,
demostrándome que si es posible conjugarlas -a ambas.
Yo tampoco entiendo por qué, solo espero hermano mio
que la vida injusta no te cierre los ojos y que ese Dios que viniste a buscar
te abrace de una vez por todas.

buen-pobre

Anuncios